miércoles, 27 de noviembre de 2013

OCHO SÍMBOLOS DE LA SUERTE PARA LOS TIBETANOS

OCHO PRECIOSOS SÍMBOLOS

Siempre presentes en la cultura tibetana son objetos que han desempeñado roles siempre mayores en las ceremonias en los rituales, hasta que fueron considerados sagrados. 
Son símbolo de protección de guía a la felicidad y a la serenidad. Muchos de éstos son considerados separados de los otros, porque su influencia existe solo junto a aquello de los otros.




LA RUTA DEL DARMA

La ruta de la Doctrina o de la Ley, es símbolo del Sol, y de todos los niveles simboliza la conexión de la rueda, que está constituida del grumete de los rayos y del cículo . 
El Mozzo es símbolo de “motor inmóvil”, la esencia primordial de la mente, los rayos representan l’ottuplice sentido de la práctica para su consentimiento (recto visión, recta intención, recta palabra, recta acción, recto comportamiento, recto esfuerzo, recta presencia mental, recta concentración) el círculo simboliza el mundo y su continuación y la eterna perpetuación hasta la derrota de la ignorancia que es la que radica del sufrimiento.








La Ruta es símbolo total de la Doctrina que conduce la liberación del sufrimiento. Otra interpretación simbólica de la Ruta del Darma ve por lo contrario el modo como la práctica de la Disciplina, de la cual la mente se sostiene y se mantiene estable ; los rayos son la práctica de la Doctrina. 
La Ruta del Darma representa la enseñanza del Buda y recuerda que el Darma (la Ley Universal) todo abraza y se completa en sí, no ha iniciado en el fin, es al de allí del tiempo y del espacio .







EL PARASOL

El parasol es símbolo de la Dignidad Real de quien cuyo detiene el poder espiritual. 
En la iconografía tibetana está presente en diversos variantes; más o menos elaborados y colorados, pero siempre sostenido de una sólida estructura en madera. 







Simboliza la intensa actividad del Darma en proteger de cada obstáculo o fuerza adversa de las enfermedades y de la ignorancia, del sufrimiento y del renacimiento en reinos inferiores todos ellos siendo que según la Doctrina, a fin que podrán juntarse a la completa extinción del sufrimiento.




EL PEZ DE ORO

Los peces vienen figurados verticalmente y en paralelo. 
Originariamente representaban los ríos sagrados del Gange y Yamuna. 







Símbolo del Señor del Mundo, los peces de oro se encontraban figurados solo juntamente a los otros símbolos del Buen auspicio: simbolizando el auspicio de todos los seres en un estado de ausencia de miedo, salvados del peligro de caer en el océano del sufrimiento y libres en la adquisición de la consciencia de la naturaleza última, así como los peces nacidos en el mar de la libre naturaleza.




EL VASO DEL TESORO

Se reconoce por estar sobre la cima de una joya. 
El uso del vaso resale los primeros días del Budismo, y es un legado a los auspicios de agotamiento de los deseos materiales. 
En realidad el “tesoro” se refiere al nacer de la inmortalidad que está custodiada en el vaso: Eternidad de la Doctrina y el nacer de la Conciencia.




EL LOTO

Es la más alta visión de Pureza y Belleza: la estela del Loto surge de lecho del agua de los estancos y los lagos más fangosos para hacer flotar las flores. Incontaminado e incontaminable, inmaculado y perfecto sobre la superficie del agua. 
Es la única planta acuática que gracias a la fuerza de su estela hace brotar una flor con un número de pétalos siempre regular: de ocho a doce, todos iguales.








En su simetría los pétalos tienen siempre representada la armonía del Cosmo (el loto tiene ocho pétalos equivalentes de la ruta del Darma u ocho rayos). 
El fango símbolo de sufrimiento y de todo los que contiene nuestro ser de adquirir aquella “clara visión” que gracias a la práctica de la Doctrina (la estela) le permitirá elevarse sobre todas las contaminaciones del mundo. 
El loto es símbolo también, de pureza del cuerpo, de la palabra y de la mente, y de la verdadera esencia de nuestro ser que está inmaculada, no obstante el fango del mundo que se realiza solo a la luz de nuestra conciencia. 







Las flores de Loto son el tronco de Buda y esto del Amor compasivo de cuyo el Dalai Lama, llamado también Señor del Loto Blanco, y la apropiación




LA CONCHA

Con espiral distorsionada blanca, oval y con terminaciones en punta, es uno de los más antiguos objetos rituales, Símbolo de la Divinidad en su forma femenina y también la representación del profundo, omnipresente, y victorioso, son las enseñanza del Dharma de conseguir las diferentes naturalezas, predisposición y aspiración espiritual que despierta del abismo de la ignorancia, y del sufrimiento llamado a conseguir la liberación.




EL GLORIOSO LAZO SIN FIN O LAZO DEL AMOR INFINITO

Compuesto de líneas continuas y cerrado se entrelazan entre ellas y se asocia al primordial símbolo del devenir sin fin, aunque este símbolo de la incesante manifestación del mundo la que recuerda como los fenómenos son interconectados en causa y condición. 
Representa la unión de la sabiduría y del método








De la energía femenina y de aquella masculina, su armónica conjunción en un estado de amor infinito, vida infinita y realización de la unión. 
Es el más alto símbolo de un buen auspicio, que recuerda como cada afecto positivo es favorable para nosotros en futuro tendrá sus raíces, su casa en nuestra acciones presentes.




EL ESTANDARTE DE LA VICTORIA

Está normalmente realizado en leña madera y seda, más o menos elaborado viene puesto al centro del techo de la sala de las asambleas de los monasterios y como de una bandera rotulada que simbolizaba la victoria del cuerpo , mente y palabra de cada uno de nosotros en la práctica del Darma. 







Atestigua la potencia de la victoria de la Doctrina contra cada uno de los obstáculos y cada fuerza negativa, la victoria del conocimiento sobre la ignorancia y el miedo. el conseguir en cuerpo y mente la palabra de la felicidad ultima.

Fernando Gatto
kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario