jueves, 12 de diciembre de 2013

CHINA E INDIA JOYAS CON TRADICIÓN


1) Atuendos y tocados tradicionales de boda china. 2) La historia de amor de Zhinu y Niulang unidos por su puente de urracas. 
3) Pulsera del Fénix y el Dragón. Los chinos consideran al Dragón el elemento masculino y al Fénix el elemento femenino. 
Juntos simbolizan la unión del Yin y el Yang y un matrimonio feliz.


“Qixi”, el Dia de los enamorados en China

Si una joven occidental recibiese para el Día de los Enamorados, una joya con una urraca (ave con fama de mal agüero), no se sentiría para nada contenta, ni mucho menos halagada. 








Pero para una muchacha china ningún regalo podría ser mejor. 
Un conocedor del idioma diría que el término “puente” o “urraca” en chino tiene que ver con “tener una cita” y eso aporta algo de luz al tema.







Pero la clave del misterio está en una leyenda que se recuerda todos los años en un festival conocido como “Qixi” o “El festival de la urraca” que es el paralelo de nuestro Día de San Valentín.








El Día de los Enamorados en China, se festeja en la noche del séptimo día del séptimo mes, en fechas variables de agosto para el calendario occidental, y conmemora la historia de amor de una pareja que es parte de la mitología tradicional. Zhinu (la tejedora) era la hija del Emperador del Palacio Celestial.







Cada noche, ella tejía junto a su ventana mirando el mundo de los seres humanos y anhelaba vivir como ellos. 
Pero esto no era posible porque a las divinidades les estaba prohibido enamorarse. 
Le impactaba contemplar al apuesto joven Niulang (el arriero) trabajar de sol a sol con su buey, la única pertenencia que tenía. 
Un día decidió abandonar su morada celestial para conocerlo, porque sin darse cuenta se había enamorado perdidamente de él. 
Su amor fue correspondido y terminaron casándose y teniendo dos hijos. 







Desafortunadamente, los avatares del destino hicieron que la Emperatriz decidiese enviar a los soldados del cielo a traer a su hija de regreso al palacio. 
Y allí partieron ellos apresando rápidamente a Zhinu. Niulang luchó por impedirlo corriendo incansablemente tras los captores. 







Pero justo en el momento en que estaba por alcanzarlos, la Emperatriz con una horquilla marcó una línea divisoria entre ellos que prontamente se convirtió en la Vía Láctea. 
Mientras los dos amantes lloraban sin consuelo, las urracas se conmovieron tanto que entre todas se unieron formando un puente para que los dos se pudieran despedir por última vez. 







Y su gran amor conmovió a la Emperatriz, que accedió a dejarlos encontrarse una vez al año en la fecha del “qixi”.

Se conocen varias leyendas chinas donde diversos enamorados vuelan al cielo convertidos en mariposas. 
Un par de ellas volando juntas es símbolo de amor y de un vínculo eterno. 
Una joya con este motivo es muy utilizada como regalo en el inicio de una nueva relación. 







Y cuando el casamiento se acerca, una pareja de patos mandarines sobre una hoja o flor de Loto es el motivo más elegido, ya que se dice que estos animales son almas gemelas y como tales representan la armonía conyugal.


El ritual tradicional de bodas en China

Si bien el extenso territorio de la nación China hace que haya ciertas diferencias regionales según los dialectos, existe un ritual tradicional de bodas común, que se sigue respetando mayoritariamente. Todo debe ser auspicioso respecto de la boda, comenzando por la elección de la fecha.







Los chinos creen que incorporando símbolos positivos a sus vidas llegarán a resultados de la misma índole. Por eso, los trajes de boda, tanto del hombre como de la mujer, y la mayoría de las piezas de decoración son realizados en tonalidades del rojo, color que ellos consideran que trae prosperidad y múltiples bendiciones. 







De este color también se eligen las flores de la boda. La peonía, flor nacional china, aparecerá en textiles, bordados, porcelana, orfebrería y joyería nupcial. 
Su variedad rosada o roja, es la favorita para este tipo de eventos, como una metáfora de la belleza y la fertilidad femeninas.








Unos días antes del casamiento se realiza la ceremonia del compromiso, donde la novia debe recibir su dote y los presentes de la familia del novio. 
La dote consta de dos partes. 
La primera incluye objetos de uso personal que permitan asegurar que aquella esté bien provista para su rol de esposa y futura madre (elementos de costura, de tocador, ropa de cama, servicio de té, etc). 
La segunda es la dote de joyería o “Si Dian Jin”. 
Con ésta, la familia de la novia tiene garantizado el ingreso de su hija a una familia de buena posición.







Son cuatro ítems realizados generalmente en oro: un par de aros, un collar, un anillo y una pulsera. 
La pulsera del Fénix y el Dragón siempre fue un “must”. 
Los chinos consideran al Dragón el elemento masculino y al Fénix el elemento femenino. 







Juntos simbolizan la unión del Yin y el Yang y un matrimonio feliz. 
Recordemos que toda la filosofía china se basa en la interacción de estos opuestos, el Yin y el Yang, que si se desbordan producen el quiebre en la armonía.








En el día de la boda, la novia llega a la casa de su futuro esposo y ambos, veneran a los Cielos y la Tierra y a los ancestros de la familia del novio. Luego, la novia servirá el té a su nueva familia política. 







Ellos le entregarán a los novios sobres o pequeños paquetes rojos con dinero de regalo y joyería de jade y oro denominados “lai see”. 
Los chinos aprecian en el jade el brillo (lo relacionan con el amor), la sonoridad (con la sabiduría) y la transparencia (con la verdad). 







Su dureza es asociada al valor que no se doblega y sus bordes que no hieren a la justicia. 
Por todas estas razones, es visto como un material ideal para ser regalado a parejas que estén por hacer un compromiso mutuo y también para los hijos propios que estén a punto de casarse.







Tanto en la decoración de los “lai see” como en las piezas que contienen no puede faltar el símbolo de la doble felicidad. 
Es la palabra “alegría” escrita dos veces, que representa la dicha en el matrimonio y la vida familiar, trayendo una doble bendición del cielo. 
El broche de oro de la celebración será el banquete de bodas, donde la novia luciría las piezas de la “Si Dian Jin” para que todos tengan oportunidad de verlas.



1) Broche de peona, su variedad rosada o roja, es la favorita para las bodas, como una metáfora de la belleza y la fertilidad femeninas. 
2) El carácter chino Xi, significa también felicidad. Dos urracas enfrentadas, simbolizan doble felicidad. 
3) Medallón de marfil con dos patos mandarines, símbolo de dos almas gemelas en el amor matrimonial.

Solah Shringar, los ornamentos nupciales de la novia hindu

En los preparativos previos a una boda en la India, el atavío de la novia es el proceso más complejo, ya que éste será el centro de la ceremonia y de la fiesta. 
Existe un ritual especial para dicha ornamentación cuyo nombre es Solah Shringar (literalmente, “los dieciséis adornos”). 
“Solah” es el número dieciséis. 







Para el hinduismo está relacionado con las dieciséis fases de la luna, que a su vez se conectan con el ciclo reproductivo de la mujer. Y “Shringar” significa adorno, decoración, término que incluye el vocablo “Shri”, que alude a “Lakshmi”, la diosa de la riqueza, la belleza, la suerte y la prosperidad.








Todo comienza con el denominado “baño divino de la novia” y acondicionamiento del cabello y la piel con esencias aromáticas y sustancias exfoliantes. 
Las amigas y mujeres de la familia de la novia, comparten estos momentos con ella. 







En medio de música y cantos se trabaja para hacer bello su aspecto de pies a cabeza, no sólo física sino espiritualmente, ya que también dentro del ritual, se celebra la divinidad de las formas femeninas como realización del misterio de la naturaleza.



Izquierda: La novia con algunas de las piezas del Solah Shringar. El adorno de la cabeza (Tika) con su cadena (Mangapatti), el collar (Haar), los aros (Karn Phool) y las pulseras (Choodiyan). 
Derecha: El Bajuband es el brazalete utilizado por las novias en India. 



Mencionamos en el recuadro algunos de los ornamentos de los cuales, salvo cuatro (el arreglo del cabello, el delineado de los ojos, el maquillaje de pies y manos y la imposición del Bindi, un punto de polvo rojo bermellón que lleva la novia en el centro de su frente, con profundo significado religioso) son piezas de joyería.







 La novia hindú

Tika: adorno para la cabeza que va colgado de una cadena que divide el cabello en dos, colocándose por encima de la raya al medio. 
Generalmente la pieza se realiza en oro, plata y piedras preciosas.
Sindoor: anillo equivalente al de bodas occidental.
Nath: anillo para la nariz que se coloca en el orificio izquierdo. 







Fabricado con perlas o gemas, en algunos casos incluía diamantes. La mujer casada, lo seguía utilizando luego de su boda para distinguirse como tal.
Karn Phool: los aros. 
Tan elaborados y decorados que a veces por su peso, se los sostiene con una cadena que parte de los adornos de la cabeza. 
Se creía que tener lóbulos de las orejas alargados era símbolo de riqueza y bienestar. 







Los aros, contribuían visualmente a lograr tal efecto.
Arsi: un espejo con anillo, que se utiliza en el pulgar de la mano izquierda. 
Suele tener forma circular o de corazón. 
La novia lo utiliza para chequear el estado de su arreglo.
Kamberband: el cinturón de la novia. Además de ornamentarla, tiene la función práctica de sostener los pliegues del Sari (vestido), cuando ella baila. Realizado en oro o plata, con gemas engarzadas.
Payal: tobilleras de plata. 







Acompañadas de pequeños dijes, cascabelitos o campanitas en los extremos.
Bichuas: anillos para los pies. 
Pueden seguir la línea de diseño de los Haath phool. 
La novia los utilizaba hasta la muerte de su esposo.  


 

1) Haar. Es uno de los dieciseis adornos que la novia hindú debe usar en su boda. 2) Karn Phool. Así se llaman a los aros utilizados por las novias hindúes.


Raksha Bandhan, la fiesta del amor fraternal en la India

Cada familia en la India, celebra todos los años el amor entre hermanos en la fiesta del “Raksha Bandhan”. 
Los lazos de unión, son manifestados a través de una pulsera, el rakhi. 
La hermana, la ata en la muñeca de su hermano y esta pieza simboliza el sagrado vínculo entre ambos. Representa tanto el afecto y las constantes plegarias de ella por el bienestar de él, como la protección de él hacia ella. 
Y esa es precisamente la traducción de Raksha Bandhan: “el vínculo de protección”.







El rakhi, puede fabricarse en variados materiales: fibras textiles, cuentas plásticas, perlas o piedras preciosas siendo el denominador común el impactante color. 
La hermana, también es recompensada por su hermano, con distintos presentes de su preferencia. La fecha de celebración es variable para nuestro calendario occidental entre fines de julio y principios de agosto.








Por muchos siglos, esta ceremonia fue algo privado de cada hogar. Pero una circunstancia histórica particular fue aprovechada por el poeta Rabindranath Tagore (1861-1941), para extender el festejo a un festival comunitario, donde se afirmaban los vínculos de la hermandad universal. 







En 1905, su tierra, Bengala, fue dividida por el Imperio Británico en dos sectores, uno para la mayoría musulmana y otro para la hindú. 
Tagore concientizó a su pueblo, para zanjar las diferencias religiosas en beneficio de la cultura común que los ayudaría a luchar contra el poder colonial. 
Aunque habría, luego de la Independencia de la India en 1947, nuevas particiones para Bengala, la labor humanista de Tagore triunfó y ambas regiones volvieron a ser una sola otra vez en 1971. 







Las dos celebraciones, pública y privada, conviven en la actualidad y se regalan rakhis no sólo a los hermanos, sino a amigos, vecinos y compañeros de trabajo.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario