domingo, 11 de mayo de 2014

EVALUACIÓN DE UNA JOYA





A lo largo de nuestra vida, son muchas las situaciones por las que recibimos una pieza de oro, plata, platino, con piedras de color o diamantes o sin ellas, pero sí, poco a poco vamos haciendo un fondo de joyero. 







Cuando nacemos ya nos regalan. 
Lo habitual es la cadena con la medalla, un escapulario, un Sagrado Corazón o el “Niño de las Pajas”, que aunque suena mal, toda la vida he escuchado de los joyeros este término para referirse a una medalla con un Niño Jesús en un pesebre. 






Otras piezas pueden ser la pulserita de identidad con un sello, o cadena con una cruz, o unos abridores o dormilones. 
Luego llega la comunión, poco a poco los regalos van siendo mas importantes. 







El solitario de diamante para la pedida, o el reloj importante para los chicos. 

Luego vienen los regalos por aniversarios, por maternidad, porque te quiero, por el día de la Madre, por el Día del Padre, porque me gusta regalar, porque me gustan las joyas, como ven hay un sin fin de ocasiones por las que nos regalan o nos compramos una joya. 







Entonces, a veces sin darnos cuenta, tenemos un montón de piezas de joyería. 
Lo razonable, si no has recibido una a una con su informe gemológico en el momento en que se fueron comprando, es que hagas un catálogo de tus joyas, una valoración documentada de las mismas. 
También puedes decirle a tu Tasador, que año tras año que vaya ampliando el catálogo con las joyas que te vayas comprando o que te regalen. Nosotros así se lo hacemos saber a nuestros clientes. 







Este catálogo nos va a ser útil por muchos motivos:
En términos generales, ¿a quien no le gusta saber lo que tiene?. 
Sería la curiosidad uno de los motivos principales, pero hay otros mucho mas importantes. 
El primero es para poder tener mis joyas aseguradas, es decir con esa valoración e incluyendo el catálogo en mi seguro de hogar, me garantizo el que si me roban alguna pieza, podré comprar otra de similares características en una joyería. 







En los catálogos y valoraciones de joyas que realizamos, se incluyen las fotos de todas las piezas ordenadas por categorías: 
pendientes, collares, perlas, pulseras, solitarios, relojes, gemelos, monedas, etc. 
Mostramos todos los detalles fotografiados de punzones marcas y grabados. 
Cuando hay piedras de color importantes, me refiero a algún centro de broche o de sortija o de pendientes, fotografiamos la piedra con microscopio y tenemos detalle de sus inclusiones internas. 







Para el caso de diamantes superiores a 0,50 quilates, realizamos el mapa de situación de sus inclusiones. 
Estas micro-fotografías y mapas de inclusiones, me van a permitir a posterior, el que si llevamos a realizar alguna transformación o compostura de la piedra, siempre podremos comprobar si es la misma, para que no nos pase aquello de que “me la han cambiado”. 







Otra de las ventajas que tienen estos detalles es la de que si desgraciadamente sufro un robo y por suerte la policía encuentra joyas y me las muestra para su reconocimiento, siempre podré demostrar que es la mía. 
No se si saben que en las Jefaturas de Policía, hay salas de exposiciones de joyas recuperadas y que la gente puede ir a verlas para reconocerlas, pero desgraciadamente, la mayoría de ellas no se pueden devolver a sus propietarios, porque por lo general nadie tiene documentación que demuestre su propiedad. 







Es aquí donde son de gran ayuda todas las fotos y micro-fotografías de los catálogos y valoraciones de joyas.

Otra de las utilidades que tiene el hacer esta valoración es para el caso de herencias y/o particiones de bienes. 
Resulta mucho mas fácil cuando tienes todo valorado y documentado el poder hacer un reparto equitativo. 
Todo valorado con el mismo criterio, así es mas fácil hacer lotes por igual.



Ejemplo de catálogo y valoración de joyas en MLLOPIS



Todos los catálogos se guardan en archivos digitales con numeraciones codificadas, de tal manera que si un cliente pierde un catálogo, si alguien lo encuentra no podrá saber de quien es. 







Por otro lado , como guardamos las hojas de cálculo de cada una de las piezas en donde van todos los costes de materias primas, de gemas, de hechuras, de engastados, etc. si se nos pide una actualización de valor, solo tendrán que indicarnos el número del catalogo y podremos realizarla sin necesidad de volver a ver todas las piezas. 







Por último, quiero resaltar que el tener valorada y documentada una joya, nos va a facilitar la tarea de que si queremos vender una pieza a un familiar o conocido, acompañándola con documentación damos una garantía a quien la compra. 







En casos extremos de querer empeñar o vender en una compraventa, al tener una valoración, ya dependerá de cada uno si está dispuesto o no a vender por lo que le dan.
Como veis hay muchos motivos que indican que hacer un catálogo y valoración de mis joyas es bueno.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario