miércoles, 25 de junio de 2014

MADERA PETRIFICADA EN LA JOYERÍA


Madera Fósil



La petrificación es el proceso en el que, partícula por partícula,  un organismo muerto es sustituido por minerales, generalmente por dióxido de silicio.






Como resultado,  se produce una réplica perfecta de la materia, ya sea en ágata, calcedonia u ópalo. 
Si el objeto original era una planta leñosa, la piedra resultante es madera petrificada o fosilizada. 






Técnicamente esto se conoce como "madera pseudomórfica, silicificada o xilópalo". 
Han sido encontrados en el norte de Arizona grandes depósitos con piezas de colores brillantes, con sílice coloreado de negro, rojo o amarillo por el hierro y otros minerales.



 



Formación: dióxido de Silicio
Dureza: 7
Estructura cristalina: trigonal
Clivaje: ninguno
Densidad: 2,61
RI: 1.53-1.54
Birrefringencia: 0.004
Pleocroísmo: ninguno







Este material es utilizado generalmente a manera de objetos decorativos como sujeta-libros, y relativamente pocas piezas se utilizan para la joyería. 



Hell's Canyon petrified wood cabochon



Es más probable que se utilicen como piezas de joyería aquellas que son raras como madera de palma.  



Madera de Palma Fósil



Los interesantes patrones que aparecen en estas piezas reflejan la anatomía interna del árbol, como los anillos de crecimiento anual, o formas vasculares a través de las cuales el agua es conducida de las raíces a las hojas. Dependiendo de la orientación de las divisiones estás características podría aparecer como anillos, líneas paralelas, puntos o rayas. 







También se incluyen en este grupo a las raíces, nudos, conos y otras estructuras de árbol fosilizadas. 
Cuando el reemplazo orgánico/mineral esta completo, estas piezas son tan duras como las ágatas o calcedonias y son adecuadas para el uso en joyas, sin necesitar ningún tipo de cuidado especial.







En zonas como el Gingko Petrified Forest, hace millones de años un bosque de árboles cayó bajo el empuje de una erupción, quedando enterrado sin oxígeno, bajo la lava. 
Con el paso del tiempo, la madera se convirtió en mineral.







Yongsoon Shin y sus colegas del laboratorio han perseguido conseguir lo mismo pero sin esperar tanto tiempo. 
Para ello, recogieron tablas de pino y álamo y las llevaron hasta el PNNL. 
Cortaron un cubo de un centímetro y le dieron un baño de ácido durante dos días, lo impregnaron de una solución de sílice durante dos más, lo secaron y lo colocaron en un horno lleno de argón donde lo calentaron gradualmente hasta los 1.400 grados centígrados, cociéndolo durante dos horas. Finalmente, lo dejaron enfriar en una atmósfera de argón a temperatura ambiente.







Al final de este proceso, la madera se había petrificado. 
La sílice se había instalado en el lugar del carbono de la celulosa original, formando una cerámica de SiC. 
Lo interesante del experimento es que el material replica exactamente la arquitectura de la madera original.







No es probable que se fabriquen chips de SiC, pero esta cerámica tiene propiedades útiles, ya que hereda los micro-canales y poros de la madera. 
De hecho, un gramo de este material, si pudiera ser aplanado, cubriría todo un campo de fútbol. 







Tal cantidad de superficie disponible será muy ventajosa en separaciones químicas industriales, o para filtrar contaminantes a partir de emanaciones gaseosas.







El método obtiene una reproducción positiva de la madera. 
Si queremos capturar una impresión negativa, se puede alterar apropiadamente el pH del baño. 
Según Shin, las réplicas positivas son mucho mejores en cuanto a área de superficie y uniformidad. 
Las formas negativas colapsan fácilmente, pero es posible hacer materiales fibrosos con ellas.







En la naturaleza la madera se debe primero cubrir con agentes tales como ceniza volcánica, flujos de fango volcánicos, sedimentos de lagos y pantanos o material cubierto por inundaciones violentas. 
Por cualquier medio que excluya el oxígeno (sistema anaerobio) y previniendo así la putrefacción. 







Varios número de sustancias mineral (tales como calcita, pirita, marcasita) pueden causar la petrificación. 
En gran medida el más común es la sílice. 
Las soluciones de sílice disueltas en el agua subterránea se infiltran en la madera enterrada y con un proceso químico complejo es precipitado y alojado en las células individuales de la planta. 







Aquí la sñilice puede tomar una variedad de formas: puede ser ágata, jaspe, calcedonia u ópalo. 
Los colores variados de la madera petrificada son causados por la presencia de otros minerales que inscriban la madera en la solución con la silicona. 







Óxidos de hierro manchan la madera de naranja, moho, rojo o amarillo. 







Los óxidos de manganeso producen azul, negro o púrpura.







Fernando Gatto
kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario