martes, 1 de julio de 2014

CUANDO NO ME ALCANZA PARA EL DIAMANTE





¿Se te pasa de tu presupuesto  el diamante que quieres  comprar?  
Aquí está la solución que muchos profesionales no quieren proponer  a sus clientes.







Un pequeño cambio de enfoque y tu dinero aumentará en eficacia hasta un 30%.

El cambio consiste en utilizar otra forma de talla. 
Vamos a explicarnos: La forma más frecuente de talla en un diamante es la redonda, llamada talla brillante. 
Sin embargo existen otras formas de corte, igualmente bellas, con la ventaja de tener un precio inferior a la de la talla brillante.







Esas tallas reciben el nombre de tallas fantasía. 
Se llama talla fantasía a la que es diferente de la talla redonda, más conocida como brillante.




Marquise, Oval, Esmeralda, Pera, Corazón y Princesa, son las más conocidas. (En la imagen con sus nombres internacionales).



Hoy quisiera hablarte de las ventajas de la talla Princesa.

La talla Princesa es cuadrada y refleja más luz que la talla brillante, al tener más facetas, concretamente 76,  frente a las 57 de la talla brillante.







Es la forma que más luz irradia con respecto a sus hermanas de perfil similar, cuadrado o rectangular, como la talla esmeralda y otras…No digamos la baguette.







Cuando alguien mira un solitario con un diamante en talla Princesa en una mano femenina, pocas veces hay  lugar a dudas sobre su autenticidad, porque las imitaciones en la mayoría de los casos son  en talla brillante.







Regalar una talla Princesa, es indicativo de que se ha buscado la originalidad, un  punto a tener en cuenta por parte de quien recibe un obsequio semejante.







Una talla Princesa tiene la misma o mayor apariencia superficial, digamos para entendernos  que “abulta” lo mismo o más, que un brillante del mismo peso en quilates. El ahorro del precio por quilate puede estar entre un 20 y un 30%







Lo aconsejable es engastarla sobre una montura que permita hacer el efecto que la piedra flota sobre el dedo de la afortunada mujer que la tiene.







En cualquier tamaño, las tallas Princesa son generosas, o sea aparentan ser mayores con respecto a un diamante del mismo tamaño en talla brillante, aunque recomiendo un mínimo de 0,30 quilates.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario