miércoles, 23 de julio de 2014

EL ÓPALO EN LOS ANILLOS





Por definición, es dióxido de sílice hidratada, siempre conteniendo de tres a treinta por ciento de agua. 
Esa característica y su relativa suavidad, con una calificación de 5,5 a 6,5, significa que los ópalos requieren un cuidado especial.







Ninguna otra piedra tiene un folclore tan rico y variado. 
Generalmente muestra un arco iris con tonos que cambian con el ángulo de observación, especialmente en formas de cabujón redondeadas. 
Fue sólo en la década de 1960, que un equipo de científicos australianos analizaron ópalos con un microscopio electrónico y descubrieron la causa de las propiedades ópticas del ópalo. 







Se descubrió que pequeñas esferas de gel silíceas causaban interferencia y refracción, las cuales son responsables del juego fantástico de colores. 
Las esferas, que se organizan más o menos en estructuras compactas,  diseccionan la luz en su paso por la piedra.








Propiedades Generales

Fórmula química SiO2•nH2O
Grupo de la Sílice
Clase Tectosilicato, 4.DA.10 (Strunz) - Mineraloides
Subclase
Dureza 5-6.5 en la escala de Mohs
Densidad 1.9-2.3 g/cm³
Color Incoloro, blanco, amarillo, rojo, naranja, verde, marrón, negro, azul
Raya Blanca
Hábito Venas irrgulares, en masas o nódulos
Sistema Amorfo
Exfoliación No
Fractura De concoidal a desigual
Lustre De subvitrioso a ceroso
Transparencia Opaco, translucido, transparente

Prop. ópticas Refracción única, frecuente doble refracción anómalo por veteado
Índice de refracción 1.450 (+.020, -.080)
Birrefrigencia No
Pleocroismo No

Composición Sílice pura con una concentración de agua que varia de un 4% a un 9%, hasta un 20%








Etimología, el nombre proviene del latín opalus y del griego opalios, que a su a su vez viene del sánscrito upala, cuyo significado es piedra preciosa.







El color es blanco, incoloro, amarillo pálido, rojo pálido, gris o negro, cuando las impurezas son comunes. 
La difracción puede causar destellos de cualquier color del arco iris un efecto que se denomina opalescencia. 







Este efecto es tan fascinante que merece una descripción más larga: Cuando la luz entra en el ópalo, ésta se dobla alrededor de los bordes de pequeñas partículas de sílice hidratada, "chips" de silicio y oxígeno suspendidos en agua dentro de la piedra. Cuando ésta es difractada, la luz que se compone de todos los colores visibles, cada uno con su propia longitud de onda, produce un arco iris completo de colores.







Existen múltiples variedades del ópalo, entre ellas las más conocidas son:

El ópalo de fuego: con brillos y tonos anaranjados.

El ópalo precioso: el ópalo más común y el más utilizado en joyería por sus brillos irisados.







El ópalo leñoso: se caracteriza por contener vetas de colores oscuros y ser marrón, lo que le da aspecto de madera fosilizada.

Ópalo común: amarillo, pardo-amarillo, marrón y negro. Brillo céreo.

Prasópalo: de color verde, debido a pequeñas cantidades de Ni.







Hialita: transparente y brillo vítreo.

Hidrofana: variedad mate, porosa, que se vuelve transparente al sumergirla en agua.

El ópalo es a menudo un elemento fosilizador de animales y plantas. 

Antiguamente los ópalos procedían de yacimientos que ahora están agotados, en Eslovaquia. 







En Australia fueron halladas las primeras fuentes de ópalo en 1863, que se de donde proviene el 98% del mercado mundial. 
El pueblo de Coober Pedy en el desierto de Australia Meridional depende casi exclusivamente del mercado de los ópalos.







En México se produce casi que en exclusiva la variedad de ópalo de fuego, además de otros colores. 
La variedad Geiserita aparece depositada en géisers del parque de Yellowstone. 
En nuestros días incluso es posible crearlos artificialmente a través de un proceso de intercambio de iones.
También se encuentra en Erandique, Departamento de Lempira, Honduras donde se encuentran de dos tipos, blanco y negro.







Ópalo precioso muestra un arco iris con tonos que cambian con el ángulo de observación, especialmente en formas de corte redondeadas.

Ópalo negro, ópalo precioso con color de cuerpo negro.

Semi negro o ópalo gris, ópalo precioso con color de cuerpo oscuro.

Ópalo blanco, ópalo precioso con color de cuerpo blanco o muy claro.







Ópalo cristalino, transparente a semitransparentes, cuerpo incoloro con juego de color.

Ópalo cristalino negro, ópalo transparente o semitransparente, con color de cuerpo oscuro y juego de color.

Ópalo de fuego, translúcido a transparente, con color de cuerpo amarillo, naranja, rojo.
Puede o no tener juego de color. 
También llamado ópalo mexicano o de ópalo de sol.







Ópalo arlequín, ópalo precioso transparente a translúcido con mosaico efectivo con patrones de color, este está entre los ópalos más deseables.

Ópalo Jelly, ópalo precioso gris azulado con poco juego de colores.

Ópalo boulder, una veta delgada de ópalo precioso en la matriz del mineral férrico.  
El mineral férrico es muy oscuro, que hace que el fuego se destaque y le da un gran parecido al ópalo negro.







Ópalo en matriz está compuesto de finas vetas o manchas de ópalo precioso en la matriz. 
La matriz es generalmente mineral férrico oscuro, pero de vez en cuando surgen en una piedra clara de color arena.

Ópalo común, también llamado Potch, es opaco, rara vez translúcido y no presenta juego de colores. 
Una amplia variedad de nombres comerciales se utilizan para identificar ópalos comunes.







Ópalo ágata, ágata con capas de ópalo claras y oscuras.

Ópalo piel de ángel, nombre engañoso para paligorskita, un mineral silíceo opaco, de color blanco a rosa.

Girasol, casi incoloro, ópalo transparente con opalescencia azulada

Ópalo miel, ópalo translúcido amarillo-miel.

Hialita, ópalo de cristal o piedra de agua, incoloro, ópalo de agua clara con brillo fuerte.







Hidrofano, un ópalo de leche, que se ha vuelto turbia debido a la pérdida de agua. 
A través de la absorción de agua, éste puede llegar a ser transparente de nuevo y tener juego de colores.

Ópalo de porcelana, blanco, opaco de leche opaca.

Ópalo prasio, ópalo verde manzana.

Ópalo musgoso, opal de leche con dendritas.

Ópalo común (con brillo ceroso), ópalo amarillo-marrón con lustre ceroso.

Ópalo de madera, ópalo amarillento o parduzco como madera fosilizada.








Dobletes y Tripletes 

Se usan los ópalos azules y verdes que por lo general se encuentran en finas capas, y son demasiado delgadas para usarse como una piedra preciosa sólida. 
Un doblete es una capa delgada de ópalo precioso pegado a una base negra. 
Un triplete añade una parte de cuarzo transparente en la parte superior. 







Los puristas prefieren que el material de base sea ópalo común. 
Sin embargo muchos materiales negros son utilizados, incluyendo ónice.







El nombre de ópalo fue probablemente derivado del sánscrito "Upala", que significa "piedra valiosa". 
Esta fue la causa más probable para el término griego "opallios", que se traduce como "cambio de color". 
En los días de la antigüedad romana existía una denominada "opalus" o una "piedra de varios elementos."







Plinio, el autor romano famoso, llamó ópalo una piedra preciosa que combina las mejores características posibles de los más bellos de las piedras preciosas: el lindo brillo Almandino, el púrpura brillante de Amatista, el amarillo dorado de Topacio, y el azul profundo del Zafiro, así que todos los colores brillan y destellan juntos en una bella combinación ".







Según las leyendas de los aborígenes australianos, el creador llegó a la Tierra en un arco iris, con el fin de llevar el mensaje de paz a todos los seres humanos. 
Y en el mismo lugar, cuando su pie tocó el suelo, las piedras se  revivieron y empezaron a destellar en todos los colores del arco iris. Ese fue el nacimiento de los ópalos.







Por siglos, la gente ha creído en el poder curativo del Ópalo. 
Se dice es capaz de resolver las depresiones y ayudar a su portador a encontrar el amor verdadero y real.

Ópalo es una piedra natal para aquellos que nacieron en octubre.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario