martes, 23 de septiembre de 2014

NATURAL Y SIN TRATAR







Qué es un rubí natural?

Cuando se habla de piedras preciosas, el término natural se refiere a una piedra que fue creado por los procesos naturales en la tierra y no es artificial o sintético.







Rubí fue una de las primeras piedras a ser creada artificialmente y hay muchos rubíes cultivadas en laboratorio en el mercado hoy.







Rubíes sintéticos se pueden crear a través de numerosos procesos de laboratorio, incluyendo el proceso de tracción, el crecimiento del flujo, la fusión de la llama, y los procesos hidrotermales, todos estos procesos ya los describimos anteriormente en este blog. 







Si bien los rubíes creados en laboratorios tienen los mismos elementos químicos y composición que los rubíes naturales, no son ni valiosos ni raros. 
Gemólogos capacitados para inspeccionar las minúsculas inclusiones dentro de las piedras preciosas serán capaces de decirle si un rubí es sintético o natural.







Casi todos los rubíes a la venta hoy en día son descritos como natural. 
Sin embargo, muchas de esas piedras han sido tratadas o sufrido procedimientos químicos destinados a mejorar el color o la claridad. 







Es importante que estos rubíes tengan plena información de su historial de tratamiento ya que su valor y rareza es significativamente menor en comparación con piedras naturales, no tratadas.




Rubí tratado visto con rayos ultravioletas



¿Qué es un rubí sin tratar?

Un rubí sin tratar es un rubí natural y que no ha sido sometido a ningún tratamiento de mejora, incluyendo procesos químicos o de calentamiento.







Es común que un rubí sea tratado para mejorar su color y claridad para aumentar sus posibilidades de venta. 

Nuevos tratamientos se están desarrollando constantemente para mejorar rubíes de bajo grado, y es importante para los minoristas y los laboratorios mantenerse actualizados y probar con precisión las nuevas mejoras. 







Gemólogos a menudo pueden descifrar si una piedra ha sido tratada, pero pruebas de laboratorio deben ser utilizados para detalles más exactos.

Muchos de los mismos procesos utilizados para tratar zafiros también se utilizan para mejorar rubíes.

Esos tratamientos incluyen:







Tratamiento térmico

Inclusiónes de seda se forman por la intersección de hilos de rutilo. 
Cuando se calienta un zafiro, esos hilos se separan en gotas que se pueden ver en un microscopio.

La mejora más antigua y más común en rubíes es el tratamiento térmico. 
Hoy en día, la mayoría de los rubíes en el mercado han sido tratados térmicamente. 
El tratamiento térmico se utiliza para mejorar el color, generalmente se elimina la zonificación de color, y mejora la claridad.







Algunos procedimientos de tratamiento térmico son relativamente leves, implica temperaturas de alrededor de 400 C por breves períodos de tiempo. 
Estos se utilizan comúnmente en los zafiros rosas de las minas de Madagascar. 
Se usa para los casos de las piedras de color rosa muy claro, dejando las rosas brillantes por los que la isla es famosa. 




Seda en un rubí



Durante el último par de décadas, las altas temperaturas en exceso de 1.700 C se han aplicado a los rubíes, para mejorar su claridad mediante la disolución de la seda, ya que mejora el color.

Los resultados pueden ser dramáticos, la transformación de piedras pálidas en los más animados con colores saturados. 
Gemologistas con conocimientos serán capaces de discernir si un rubí ha sido sometido a este tipo de calefacción extrema.







Ejemplos de esta forma intensa de tratamiento térmico están fácilmente disponibles. 
Geuda y dhun son variedades de corindón que pueden ser transformados en piedras de calidad gema con el tratamiento térmico. 

Geuda es corindón con impurezas de hierro y titanio que le dan un gris lechoso de color parduzco. 
Hasta que se perfeccionaron las técnicas de tratamiento térmico, se utilizó geuda de Sri Lanka en los jardines de roca y como abrasivos. 
Cuando se calienta, geuda se vuelve azul y se convierte en un zafiro de color mejorado. 







Dhun es un corindón de color ahumado de Madagascar que toma un color azul agradable cuando se trata térmicamente a altas temperaturas.

Debido a que la seda se cristaliza a temperaturas más bajas, cuando el corindón se calienta a entre 1.200-1600 C, zafiros estrella pueden ser creados o mejorados. 

Sin embargo, ya que la demanda de piedras transparentes se ha incrementado en las últimas décadas, los tratamientos para crear asterismo no se encuentra con frecuencia.




Zafiros azules antes y después de la calefacción



Mientras que algunos consumidores han aprendido a aceptar piedras con tratamiento térmico, incluso sin divulgación, los conocedores preferimos esas piedras raras que muestran muy buen color y claridad sin esta mejora.




Relleno con vidrio



Relleno de fracturas

Las fracturas dentro de la piedra pueden poner en peligro la claridad de un rubí. Muchos de estos rubíes en el mercado de hoy se han calentado y se sumergen con un fundente químico con el fin de mejorar su claridad, brillo y durabilidad. 
A altas temperaturas, el flujo se funde y penetra en las fracturas o cavidades superficiales en la piedra. 







Cuando se enfría, el flujo puede solidificarse o bien en una masa vítrea (relleno de la fractura) o facilitar la re-cristalización dentro de la fisura (curación de flujo). 

El tratamiento puede hacer bajo el valor de zafiros y rubíes.

Estos rubíes con vidrio o rellenos, también pueden ser extremadamente frágil. 
Muchos son destruidos durante el proceso de reparación de una joya, la limpieza de rutina, o el re-pulido.




Este rubí fue puesto 48 horas en jugo de limón y vean lo que pasó.



Procesos de difusión

Los procesos de difusión, incluidos los dos de titanio y berilio, son relativamente nuevas técnicas que han generado una gran controversia en el mercado. 

Aunque los procedimientos de difusión tienen algunas variaciones, rubíes se calientan típicamente a muy cerca de su punto de fusión en la presencia de los elementos inductores de color, que penetran o se difunden en la piedra.







En el caso de la difusión de titanio, se crea una capa de color fuerte cerca de la superficie de la piedra. 
Puesto que la capa de color se limita a la superficie de la piedra, el color débil original de la piedra puede ser revelado si se astilla, mella o es re-pulida.







Técnicas de difusión más recientes utilizan el elemento berilio, que tiene una estructura atómica más pequeña que el titanio, por lo que es capaz de penetrar más profundamente en el rubí. 
El berilio es utilizado para inducir tonos naranjas.

Tratamiento difusión es a menudo el último recurso, cuando han fallado los tratamientos térmicos para mejorar el color de una piedra. 

Distribuidores de buena reputación identifican los rubíes tratados y los ofrece a precios muy inferiores a los de las piedras naturales, no tratados.







Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario