domingo, 19 de octubre de 2014

NOTICIAS JOYERAS -- ORO DE COLORES





Científicos logran hacer oro de colores
En poco tiempo las principales joyerías del mundo podrán exhibir en sus vitrinas joyas de oro azul, fucsia, violeta o verde, que bien podrían pasar por zafiros, rubíes o esmeraldas, gracias a una técnica desarrollada en la universidad colombiana de Antioquia.

"No se trata de pintar el oro, ni de cubrirlo con material alguno que disfrace los tradicionales colores blanco, amarillo o rosado del metal precioso", advirtió María Eugenia Carmona, ingeniera de la Universidad de Antioquia e investigadora principal del proyecto.
"Se busca someterlo a un elaborado proceso termoquímico de entre ocho y diez horas, al cabo de las cuales no solo su color pasa a ser rojo, azul o verde, entre otros, sino que también su precio comercial aumenta notoriamente", explicó la investigadora a la AFP.

Colombia, uno de los principales productores del metal en América Latina, junto a Perú y México. 
El valor de las exportaciones del metal precioso fue de 2.800 millones de dólares, un incremento de 31,4%, según cifras oficiales.

"Estamos parados en una mina, pero da tristeza que las grandes compañías se lleven el oro como materia prima a otros países, en donde lo transforman y nos lo regresan a altos precios", señaló la investigadora.
Por eso, "intentamos darle mayor valor agregado mediante la búsqueda de nuevas aleaciones, con el convencimiento de que desde nuestro país podemos trabajar el metal y convertirnos en exportadores de cosas nuevas", añadió.

Eladio Rey, conocido joyero del centro de Bogotá, calificó el resultado como "maravilloso, por lo innovador".

"Es algo indudablemente atractivo para comerciantes y compradores por la diversidad de colores, y mucho mejor si se garantiza una alta calidad del metal", dijo.

El proyecto se inició en septiembre de 2009 en el Grupo de Materiales Preciosos (Mapre) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia que integran, además de Carmona, los profesores Asdrúbal Valencia y Jairo Ruiz, junto a dos alumnos.

El proceso comienza con la selección del oro de 24 kilates al que se le agregan otros materiales reactivos que al final dan la gama de colores. 
El 80% de la preparación es oro y el resto corresponde a otros metales.

Luego se pasa a un proceso de fusión, solidificación y enfriamiento. 

Seguidamente se somete a un tratamiento termoquímico de coloración, mientras se van monitoreando los cambios de tonalidad que pueden ir desde el blanco hasta el azul, pasando por el amarillo intenso, el café, violeta y fucsia.

Posteriormente la joya, ya con su nueva apariencia, es llevada a un proceso de protección o recubrimiento de color con una resina especializada de alta densidad. 
Se deja secar y pasa a control de calidad y análisis de kilataje, para finalmente montarla o engarzarla en la joya.

Un estudio previo, señala que una vez el oro es sometido al proceso, su valor en el mercado puede aumentar en por lo menos cinco veces que los tradicionales colores amarillo, blanco o rosado.

El proyecto no sólo es bueno porque se prestaría para combinar con otras piedras preciosas, sino que además tiene el valor de ser una investigación hecha en Colombia.



Con esta técnica se pueden hacer collares, anillos y aretes.



Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario