domingo, 16 de noviembre de 2014

EL ORO Y SUS COLORES




Hay mucho más que oro amarillo tradicional de 18 K., también hay oro violeta, verde, blanco, rosado o rojo y azul. 

¿Oro de color violeta? ¿o azulado? 
Existe y también rosado, amarillo, limón, rojo, verde y blanco. 

La investigación metalúrgica parece inagotable; y la tecnología ya probada da cada vez más posibilidades a los orfebres y diseñadores. 





Con un riesgo derivado de los hábitos demasiado tradicionalistas del mercado, poco acostumbrado a los colores exóticos del oro.

Mientras más se aleje el oro del color amarillo o blanco, mayor será el grado de desconfianza del comprador: “pero ésto ¿es realmente oro, oro del bueno?

Si Ud. Confía en su joyero, jamás le engañará, usted puede animarse a lucir los más novedosos modelos en increíbles tonalidades de oro. 

Y a las alternativas del color, se puede agregar la alternativa de la Ley, que es perfectamente legal a condición de que el comprador sea debidamente informado de la ley del oro que está comprando.

El oro puede modificar su color a través de las aleaciones o ligas. 
Se pueden obtener tonos exóticos, pero que no se pueden trabajar, por no reunir las propiedades mecánicas indispensables, muchas veces solo se pueden usar por el sistema de fundición.





Por ejemplo: 
el oro y el aluminio producen una tonalidad violeta; 
el Oro y el hierro, tonos desde el pardo claro al azulado; 
el oro y la plata, tonos verdosos; 
el oro y el cobre, rojos; 
el oro y el paladio, el níquel y la misma plata, dan oro blanco; 
el oro, plata y cobre producen tonos de amarillo.

El oro de Nürnberg, que tiene el brillo y el color del oro de 18 K. se obtiene con porcentajes mínimos de oro y plata, en combinación con cobre.

El rosado americano o Hamilton se obtiene mezclando oro, plata, cobre, níquel y zinc. 





Este color se utiliza mucho en Estados Unidos y es de uso general. 
Incluso puede conseguirse la aleación ya hecha, o casi terminada. 
Normalmente se prepara primero la aleación Hamilton sin oro y sin plata, que se agregan después.

En las aleaciones con plata y cobre, cuanto más plata, la tonalidad se aproxima más  al verde y la aleación es mas blanda; y cuanto más cobre, la tonalidad se aproxima más al rojo y la aleación es más dura.

El rojo es más duro y por lo tanto permite el pulido más brillante; sin embargo, el cobre se altera fácilmente con el aire, por lo que no conserva su brillo mucho tiempo; por otra parte, resiste bien el desgaste gracias a su dureza.





El oro verde, por el contrario, es más difícil de pulir, por ser el más blando; sin embargo, su brillo es duradero, pero menos resistente al desgaste.

Puede experimentarse con oro de quilatajes diferentes. 
Las aleaciones de oro de color de 14 K están más difundidas, ya que ofrecen buenas propiedades mecánicas. 

El oro de 14 K, es resistente a la pérdida de brillo y a la corrosión, y su precio es más atractivo que el de 18 K. 





Sin embargo, en 14 K no puede combinarse sólo con plata, porque el color no sería  muy atractivo y además la aleación resultaría excesivamente blanda.

Al oro blanco también se le conoce como oro gris y su uso se aconseja principalmente en sustitución del platino, que además de ser más caro, es muy difícil de trabajar.

El oro blanco se dio a conocer comercialmente a principios de siglo. 
La primera guerra mundial alentó su utilización en joyería, cuando el platino se destinó a la industria bélica.

Existe tres maneras de obtener oro blanco. Una consiste en agregar níquel a la aleación; otra agregando paladio; y la tercera, agregando ambos. 





Las aleaciones con níquel tienen la desventaja de ser duras. 
Las de paladio son más caras, pero fáciles de trabajar. 
Cuando el color no resulta satisfactorio, suele bañarse la pieza con rodio, que le da un color muy semejante al platino.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario