sábado, 14 de febrero de 2015

ERRORES FRECUENTES EN UN BLOG



Ya tienes tu tienda online y tu blog funcionando a buen ritmo. 
Sabes que tienes que escribir con cierta frecuencia y que tus contenidos tienen que aportar valor al usuario. 




Pero en tu blog no sólo cuenta lo que haces bien; también cuenta lo que haces mal. 
Saber lo que no hay que hacer es tan importante como conocer lo que funciona.




1. Escribir sólo para el SEO

Es un error cada vez menos común pero todavía presente: muchas marcas aún escriben para Google y no para sus usuarios o clientes. 
Eso es un error grave, porque Google es capaz de detectar los trucos de black hat SEO que generalmente se utilizan en este tipo de contenidos –como el keyword stuffing o los enlaces forzados y penalizarlos.




Google también se da cuenta de que el contenido no aporta valor al usuario si la longitud del texto es demasiado corta, si el contenido genera pocas visitas o si tiene un porcentaje de rebote alto. En todos estos casos, Google sabe que la marca ha creado el contenido para engañarle o que éste no tiene la calidad esperable y lo acaba ignorando o penalizando.




2. Ignorar totalmente el SEO

Tan malo es crear contenidos exclusivamente para el algoritmo de Google como ignorarlo totalmente. 
A fin de cuentas, el contenido de nuestro blog está encaminado a mejorar el SEO de nuestra tienda y hay una serie de recursos de los que disponemos para optimizar ese contenido y hacerlo más atractivo para Google.




De entrada, escoge bien tus palabras claves y úsalas en el texto con sentido común, como lo harías si estuvieras escribiendo un artículo cualquiera. 
Elimina todos los enlaces que no aporten a tu usuario información adicional relevante al contenido y esfuérzate en alcanzar una longitud mínima de 300 palabras en el texto.




Utiliza encabezados que te permitan ordenar el texto de manera clara y comprensible e incluye en ellos la palabra clave escogida; asegúrate de aprovechar las herramientas SEO que te ofrecen plataformas como WordPress, en las que puedes trabajar meta-descripciones, meta-títulos y meta-keywords; y finalmente, tómate la molestia de categorizar y etiquetar bien tus contenidos, de manera que cualquier usuario pueda encontrarlos fácilmente.




3. No conocer a tu audiencia

Como no escribes para Google, tienes que escribir para tus usuarios; para escribir para ellos, tienes que conocerles. 
Sólo así sabrás qué contenidos les pueden interesar.




Algunos trucos para conocerles: determina cuál es el beneficio de tu producto en el que están interesados e inspírate en él para crear contenido; fíjate qué otros contenidos tuyos visitan y comparten, así sabrás qué despierta su interés; escucha sus dudas y comentarios en redes sociales, y crea contenidos que solucionen esas dudas o interactúen con ellos a ese nivel; y ten en cuenta qué productos compran más en tu tienda.




4. Hablar sólo de tus productos

No hay nada más tedioso para un usuario que en principio tiene interés en lo que vendes que ir a parar a tu blog y que sólo le hables de tu producto. 
Es como si tuvieras una cuenta de Instagram y sólo publicaras selfies: si todos tus posts son reviews de producto, aunque estén escritos con más o menos gracia, sólo vas a conseguir saturarle antes de que compre. 




No hables tanto de ti y averigua qué le interesa a tu cliente potencial. Escoge temas más generales que tengan que ver con lo que vendes: decoración, belleza, moda.
Puedes hablar de tus productos de vez en cuando en tu blog, pero no constantemente.




5. Hablar sólo de tu sector

Este realmente es tan sólo un error a medias, porque tu blog tiene que centrarse mayoritariamente en temas que tengan que ver con tu sector, aunque sean de amplio espectro. 




Pero no te cierres sólo a tu sector: explora e investiga fuera de él para buscar inspiración y nuevos temas. 
Te sorprenderá comprobar que a veces se pueden realizar conexiones temáticas que a primera vista parecen imposibles y que le harán ganar a tus contenidos muchos puntos en creatividad.




Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario