miércoles, 8 de abril de 2015

UNA OBRA MAESTRA COLOMBIANA -- LA LECHUGA

Imagen cortesía de la Unidad de Artes y Otras Colecciones del Banco de la República.


Se la conoce por este sobrenombre por el verde de sus esmeraldas, pero en realidad se trata de la custodia de la iglesia de San Ignacio de Bogotá, y es la obra invitada en el Museo del Prado. 





El Museo del Prado, dentro de su programa “Obra invitada”, exhibirá en España la custodia de la Iglesia San Ignacio de Bogotá, conocida como ‘La Lechuga’ por el verde de sus esmeraldas, la cual hace parte de la Colección de Arte del Banco de la República. Su exhibición marcará la presencia de Colombia como invitado especial de ARCO 2015.





Esta pieza de orfebrería es una obra maestra de la historia del arte colombiano que por primera vez sale del país y podrá verse hasta el 31 de mayo.
La doctora María Eugenia Bueno Pastor analizará este martes en el Instituto Gemológico esta magnífica obra que merece una atención especial por su valor artístico, joyero y religioso. 





Corresponde, como objeto único, a la representación de poder de una de las órdenes religiosas más importantes del panorama religioso mundial.





Este tesoro del arte barroco hecho en la entonces Nueva Granada, fue obra del orfebre José Galaz. Le tomó 7 años terminarla (1700 a 1707), tiene 1.485 esmeraldas, 1 zafiro, 13 rubíes, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas.





La belleza y exactitud así como la delicadeza de su composición, se hermanan de manera fascinante con una literatura histórica merecedora de interpretación. 





Se ahondará en su técnica joyera y en la exégesis de una forma compositiva dónde las piedras, el  color y la división de las diferentes partes de esta pieza, ofrecen al espectador un espectáculo único  a los ojos de quienes la observan.





No solo se le considera una de las joyas religiosas más ricas y hermosas de Hispanoamérica si no que es el testimonio de lo que sucedió con el Barroco en tierra de orfebres, y de cómo éste estilo artístico encontró nuevas dimensiones en un territorio en el que abundaban el oro y las esmeraldas, y en el que estaba aún viva la cultura indígena de los más destacados orfebres del continente.


Desde el 2 de marzo es la obra invitada en el Museo del Prado en España hasta el 31 de mayo.


El poder de la joya como símbolo también interfiere en la influencia que la propia Compañía de  Jesús ejercía sobre el pueblo llano que veía en el símbolo el camino de la salvación.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario