domingo, 21 de junio de 2015

UNA JOYA PARA CADA MUJER

Todos los anillos pertenecen a la Colección eternidad II


No existen reglas que definan lo correcto o incorrecto en las opciones que cada persona puede usar como joya, sin embargo, de igual forma que se tienen en cuenta las características personales a la hora de elegir el vestuario, se puede hacer lo mismo cuando se eligen las joyas a lucir.




El color, las piedras, el estilo, son todos puntos importantes en la búsqueda, aunque es posible que desee considerar las joyas que realmente convengan según sus características físicas, sobre todo cuando esté buscando una pieza realmente especial que usará con frecuencia. 




Es fácil que al quedar atrapada en la moda olvidemos que la joyería debe ajustarse a nosotras y no al revés.
Siendo la joyería lo más llamativo que una mujer puede llevar puesto, esta juega un papel muy importante en resaltar o restar importancia a ciertas características físicas. 




Seleccionar la joya apropiada destaca las mejores cualidades y evita que los ojos críticos se posen sobre algún área problemática. 




Los pendientes llaman la atención hacia la cara. 

Los collares ponen el foco en la cara, el cuello, el escote e incluso la cintura.




Los anillos y pulseras resaltan las manos y brazos, y gracias a su movimiento, terminan llevando la vista al cuerpo completo.




A continuación ofreceremos algunas pautas generales para ayudar a nuestras clientas a seleccionar el tipo de joyería que mejor luce a cada persona, además de facilitar la compra, ya que elegir la joya correcta puede ser una experiencia tediosa, confusa e incluso frustraste, si no se tiene el asesoramiento adecuado. 




Recordar en todo caso, que la regla más importante para seleccionar una joya es, ante todo, comprar lo que realmente más le gusta y con lo que se sienta bien.

En la búsqueda de una gran pieza de joyería, hay varios conceptos a considerar:




Altura

La altura define en las mujeres cierta contextura que independientemente a las demás características, como la forma de la cara, da unas pautas generales a seguir. 

Tomamos en cuenta las alturas pensando en mujeres de un peso normal en relación con su altura. 

Mujeres de baja estatura, debajo de 1.60, les conviene más usar collares de longitudes entre 45 y 60 cm. o todavía más largos y no usar gargantillas.




Los estilos que caen en forma de “V” por debajo del busto, pero por encima de la cintura alargarán la figura. 
Es mejor usar varias pulseras delgadas que una sola ancha, porque están en mejor proporción con el tamaño general. 




Para los pendientes, se recomiendan diseños que fluyan hacia arriba y de formas geométricas, llevando la mirada del espectador en esa misma dirección.




Mujeres de estatura mediana, 1.60 / 1.70 pueden usar collares de cualquier longitud. 
Las pulseras anchas son más proporcionadas que las muy delgadas y las opciones para pendientes son ilimitadas y deben ser consideradas en relación con la forma de la cara. 
Si éste es su caso, siéntase libre de seleccionar y probar con audacia.




Mujeres altas, más de 1,70, pueden usar casi cualquier longitud de collares, puede seleccionar gargantillas que cortan la línea del cuello y restan atención sobre la altura. Collares de piedras o perlas, tipo bolitas del mismo tamaño, lucen especialmente bien. 

La mujer alta tiene una amplia gama de opciones de pulseras, siempre y cuando se aleje de las piezas demasiado delicadas. 




Por el buen espacio que hay entre el lóbulo de la oreja y el hombro, las mujeres altas pueden usar cualquier forma de pendientes, salvo pequeños botones que parecen perdidos. 

Los que lucen especialmente bien son los pendientes largos que cuelgan.




Forma de la cara

La cara es lo primero que la mayoría de la gente mira, ya se trate de un primer encuentro o de alguien con quien se conozcan por años y esa impresión de la cara será lo que recordarán.
La forma de las caras se puede enmarcar básicamente en cuatro grupos: 
ovalada, 
redonda, 
corazón, 
rectángulo (oblongo). 




Obviamente no es una ciencia exacta, pero sí tenemos en este sentido características comunes. 
Para encontrar la forma de la cara, sólo se tiene que mirar en un espejo con el pelo recogido, y buscar cual es la forma que mas se asemeja.




Oval

El rostro ovalado es considerado como la forma perfecta. 
Las proporciones de la frente no son demasiado anchas, luego una línea curva continúa hacia los pómulos y finalmente se estrecha ligeramente hacia un mentón redondeado. 
Si su rostro es un óvalo, casi toda la joyería que le agrade quedará bien.

Pendientes: las dueñas de una cara ovalada pueden optar por dos caminos: utilizar formas suaves en concordancia con su cara como botones, aros, perlas, lágrimas, círculos, óvalos o espirales, o como contraste utilizar formas angulares como triángulos o estrellas que darán definición a las líneas faciales. 
Lo que debe evitar son los pendientes demasiado largos debido a que estos harán que su rostro se vea alargado.

Collares: cualquier forma de collar queda bien con el rostro ovalado. 
Una gargantilla luce tan bien como un collar largo, o cualquier collar que termina en V. Una gargantilla resaltará un cuello largo, un largo hilo de perlas alargará el torso, o un collar que cuelga bajo se vera muy bien con un escote de corte bajo. 
Se pueden también intercalar collares extra largos con collares cortos o cuerdas largas de varias vueltas a diferentes alturas.




Redonda
La cara redonda se reconoce por tener igual longitud y ancho sin ángulos discernibles en la mejilla o la barbilla. 
El objetivo de la joyería en este caso es agregar longitud y crear la ilusión de adelgazamiento. 
Las formas angulares y largas reducirán al mínimo la redondez de sus facciones.

Pendientes: los pendientes largos y colgantes son las mejores opciones para las mujeres con cara redonda. 
También lucen bien los pendientes de forma cuadrada y rectangular, ya que disimularán la redondez de la cara. 
Evite los círculos. 
Largas líneas, angulares y curvas dan un aspecto de longitud a la cara redonda.

Collares: con los collares se intentara alargar la cara y el cuello, por esta razón, las gargantillas definitivamente no convienen, así como los collares muy cortos. 
Trate de encontrar collares entre 70 u 80 cm. de largo, o collares con un fuerte elemento central un poco más arriba de la línea del busto, o sino, bien por debajo del escote. Evite usar joyas que amplían su cuello, como perlas y piedras de gran tamaño.




Forma de corazón
Este rostro es ancho en la frente y en las mejillas y luego se reduce drásticamente hasta un punto en la barbilla. 
Las joyas que lucen en este rostro son las que suman anchura en la barbilla y suavizan las líneas rectas. 

Pendientes: los pendientes colgantes y largos son la mejor opción. 
Busque formas que sean más anchas en la parte inferior que en la parte superior, como triángulos, para igualar y alargar su cara. Evitar las formas que coinciden con la cara (forma de corazón o formas más anchas en la parte superior que en la inferior). 
Los aros redondos y ovalados también quedan muy bien, así como los de estilo cascada (con pequeñas piezas colgantes). 

Collares: en este caso, una gargantilla es el mejor camino a seguir, ya que suaviza el ángulo agudo de la barbilla y hace las funciones de refinado gracias a su forma curva. 
Si le gusta el aspecto de un collar largo, considere la opción de un lazo o cuerda de dos o varias vueltas de diferentes longitudes.




Forma rectangular

La cara rectangular tiene más longitud que anchura, ángulos distinguibles en los pómulos o el mentón, y la anchura en la frente es la misma que la barbilla. 
Esta cara necesita de joyas que agreguen ancho y disimulen la longitud de la cara y el cuello, además de buscar también suavizar las líneas de la cara, para dar la ilusión de curvas y agregar redondez.




Pendientes: unos aros delicados, pendientes tipo gota de agua y botones no sólo son elegantes, sino que también alegran el aspecto de la cara, contrastando los bordes marcados de sus facciones. 
Las formas ovaladas, aros colgando en cascada, o cualquier estilo con capas le darán al rostro un aspecto más curvo y lo complementarán muy bien. 
Los pendientes de tamaño medio-largo son los mejores. 
Es recomendable evitar las formas angulares. 

Collares: la gargantilla es la pieza básica para las personas con este rostro, especialmente si también tienen un cuello largo, ya que equilibra las líneas rectas verticales de la cara y reduce la longitud. 
Puede buscar también collares de terminación en “U” de 40 cm. de longitud o más. 
También los collares en forma de “T” (gargantilla que se descuelga en el centro) o los de tipo cascada (con varias cadenas y piezas que se desprenden de la gargantilla).




Forma de las manos

Esta es un área del cuerpo que atrae gran cantidad de atención al gesticular, al señalar, o al tomar un objeto, y la longitud de los dedos es el factor determinante en la elección de la joyería. 
Las mujeres con dedos largos son normalmente mujeres altas, por lo que pueden usar casi cualquier estilo de anillos. 

Si la mano de dedos largos además es excesivamente delgada, es ideal usar gemas ovaladas o redondas y convienen más los anillos anchos que aquellos delgados. 
Las manos con dedos cortos se lucen mejor con gemas que no ocupen la falange completa, lo cual sólo acentúa más lo corto de la mano y hace que parezca menos elegante. 




Las piedras de forma oval o marquise dan la ilusión de alargar la mano y son una buena elección para dedos cortos. Los solitarios redondos son también buenos por su simplicidad. 
En el caso de desear un anillo de mayor tamaño, lo ideal es una forma en cabujón o brillante, y que se extienda más en altura que en superficie, así se minimiza el espacio ocupado sobre el dedo.




Como conclusión

Ahora que sabe qué joyas favorecen a cada característica física, es importante señalar que algunos diseños están hechos para lucir bien en todos los tipos de caras. 
El clásico diseño de gota de agua se complementa con todas, ya que proporciona suaves curvas y es un diseño alargado, de acabado brillante, que llama la atención hacia los accesorios y lejos de la forma real de la cara. 
Lo mismo sucede con los botones de grandes piedras preciosas.




No olvide que todas las joyas se deben seleccionar en proporción al tamaño de la mano, la cara o el cuerpo, según sea el caso. Por último, toda la información provista tiene por objeto ser una guía, y no un conjunto de reglas estrictas. 
Animarse a probar cosas nuevas y diferentes es la manera ideal de encontrar la joya perfecta.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario