miércoles, 8 de julio de 2015

LA RANA SÍMBOLO DE FERTILIDAD




Según la mitología egipcia, Heket es la diosa cuyo jeroglífico representa una rana.





Esta es una de las deidades más antiguas conocidas sobre la que hay escrituras en los textos de las Pirámides. 





Cuenta la leyenda que Heket asistía cada mañana al nacimiento del Sol, por ello se la consideró una de las diosas de las embarazadas. 
Además, las mujeres encintas llevaban ranas como amuletos que representan a Heket para la protección durante la gestación y el parto.





Era comadrona y colocaba a los recién nacidos el anhk, también llamada la Cruz de la Vida, en la nariz y les daba el soplo de vida. 





Por este motivo la llamaban la que hace respirar. 





Su marido fue Khum, quien creaba a las personas en barro para que Heket les diera vida colocandolas en el vientre de las madres. Se la relaciona de esta manera con la concepción y el nacimiento.





La cultura andina también utilizan a las ranas como amuletos de fertilidad.





Cuenta la mitología precolombina que la rana fue esposa del dios Sol, pero castigandola su marido por haber sido infiel, la arrojó a la tierra desmenuzándose en miles de pedazos de los que surgieron todas las ranas.





Desde entonces, estos pequeños animales sólo salen a la luz con la lluvia, cuando el Sol no las puede ver.





Las ranas como amuleto de riqueza

Cuentan que las ranas atraen la riqueza y las propiedades.





Cuenta la leyenda que si una rana aparece en tu casa no debes espantarla sino dejarla que salga por sus propios medios. 
Esto es una presagio de buena suerte. 
Se conoce a la rana como un poderoso amuleto para espantar la negatividad.





La cultura china es una de las que más respaldan la figura de la rana como para atraer dinero y riqueza. 





Cuentan que los espíritus de las ranas disfrutan contemplando la prosperidad de la humanidad, que con sus cualidades mágicas son capaces de transformar la energía en riqueza para las personas que tienen cerca.





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario