miércoles, 15 de julio de 2015

LAS JOYAS DE LOS FARAONES




Durante muchos siglos, el antiguo Egipto a sido una fuente de inspiración para joyeros y diseñadores. 





En un papiro decía: 


"Sabias palabras son más raras que las esmeraldas". 

La importancia de esta idea, es que estamos ante una de las primeras menciones de las piedras preciosas de la historia escrita de la humanidad. 





La gente que vivía en las orillas del Nilo a pesar de que eran hombres con una cultura sumamente antigua y sin la tecnología a la que estamos habituado, llegaron a una increíble habilidad en la fabricación de joyas.





La vida egipcia sin adornos era impensable. Los mas humildes usaban abalorios, collares y pulseras hechas de barro. 
Los Faraones, sacerdotes y líderes militares prefirieron oro, amatistas, esmeraldas, lapislázuli, jaspe, obsidiana, y cornalina.





Todos estos elementos fueron utilizados no sólo por la belleza, ademas servían como amuletos y talismanes. 





El Udzhat, que es el ojo del dios Horus servía para defenderse contra los enemigos.



Las flores de loto, dieron esperanza de una vida futura. 



El Ankh, o cruz con tablero ovalado simbolizaba la sabiduría. 

El escarabajo, era el símbolo de la resurrección eterna. 

Los romanos facilitó enormemente la vida de los futuros fans del estilo egipcio, que comenzaron a ponerse en boga en la época de Luis XIV. 





Cuando el 19 de mayo 1798, Napoleón comenzó su famosa campaña en Egipto, que era algo así como un viaje a otro planeta. 

Napoleón llevó a Europa el estilo egipcio como otro trofeo de batalla. 
La increíble novedad del arte egipcio dejaba muy impresionados todos los franceses.





De moda se pusieron las peinetas y alfileres, decorados con flores de loto, fueron talladas en camafeos con los perfiles de los antiguos dioses, pulseras con un adorno en forma de una racimos de flores de papiro. 





Los hombres preferían los relojes de oro y cajas de tabaco, decoradas con imágenes de esfinges. 

Las esfinges en las patas de las sillas, una serpiente envuelta alrededor de los candelabros, cunas en forma de barcos.





Museos europeos reponen artefactos de Tell el Amarna y Luxor. 
Hubo una nueva ola de avivamiento asociada con la era victoriana. 
En cuanto a las damas, la casa de moda Mellerio, Boucheron y Baugrand les ofreció collares y pulseras con colgantes como esfinges, obeliscos, e incluso, sarcófagos con momias. 





Divertido arte victoriano utilizando materias tradicionales egipcias, aunque se sorprenderían los faraones al ver estas cosas. 
Como resultado, en los años veinte del siglo pasado el tema de Egipto parecía estudiado a lo largo y ancho. 





Pero en 1922, pasando uno de los eventos más importantes en el campo de la arqueología, Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón. 
Las excavaciones sensacionales capturaron por completo la imaginación de los jóvenes. 






Además, mientras que el estilo triunfal del estilo Art Deco, puso de moda el uso de formas geométricas, colores brillantes, la combinación de los motivos más inesperados, materiales diferentes, vegetales y animales. 






Sacando de sus tumbas objetos antiguos de repente parecían sorprendentemente modernos. 






Es difícil imaginar la increíble cantidad de joyas que fueron encontrados en la momia. Carter contó cien en un grupo de varios ornamentos. 
En los dedos de manos y pies llevaban anillos de oro. 






Este joven, de dieciocho años Faraón estaba literalmente cubierto de arriba abajo con oro y piedras preciosas. 






Por ejemplo, uno de ellos: un marco de oro con colgantes de cabezas de escarabajo alado de calcedonia. 
En la parte delantera lleva la imagen del ojo de Horus en oro, y una cobra sagrada, y en la parte superior una media luna de plata.






Con toda la increíble complejidad de la composición, que no se veía sobrecargada. 
La sutileza de la obra, el valor de los antiguos maestros, su capacidad para utilizar diferentes materiales. 






Símbolos egipcios han adornado: broches, relojes, pitilleras, polveras, tiaras con colgantes preciosos o pulseras anchas, que representaban escenas de toda la vida egipcia. 






La joyería encontrada en tumbas antiguas, han inspirado a los mejores joyeros de la época. 






El final de este período brillante lo puso la Segunda Guerra Mundial.
Pero la afición por esta civilización antigua no se hizo esperar: en 1963 en el cine se estrena Cleopatra, con Elizabeth Taylor en el papel protagonista. 






Decoraciones para la legendaria reina hicieron famoso al diseñador José, el creador de la marca Joseff de Hollywood, que adornan el cuello, los brazos, el pecho y la cintura con tantas serpientes de oro que iban a ser suficientes para un pequeño terrario.






Usando ese modelo joyeros de todo el mundo comenzaron a hacer copias, pero hechos de oro y piedras preciosas. 
Pulseras y cinturones como serpientes para amantes de la moda, son como una importante parte de la imagen. 






No es extraño que poco después de la película Richard Burton le dio a Elizabeth Taylor, diseñado por Bulgari un espejo con un mango largo y delgado, muy similar al que fue utilizado por Cleopatra.






Hoy en día los motivos egipcios vuelven a ser relevantes. 

Una de las obras de Joel Arthur Rosenthal, el creador de la marca JAR, clips con forma de una cabeza estilizada hecha  en turquesa de un halcón con el marco de coral. 






Hemmerle en 1912 publicó una colección de «historia egipcia» después de que Christian Hammerl, el hijo mayor del dueño de la empresa fue a El Cairo a visitar a los familiares de su esposa Yasmine, y al mismo tiempo visitar los museos locales. 






El resultado fue una serie de temas fascinantes, donde motivos egipcios, sólo una excusa para crear una cosas completamente originales: pulseras de madera pulida y pendientes en forma de placas de cobre con imágenes en relieve de los dioses.






Por lo tanto, es seguro predecir que el arte de los faraones será muchas veces más usado como fuente de inspiración. 





Fernando Gatto
Kaia Joyas Uruguay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario